martes, 15 de julio de 2008

ESTABILIZACIÓN DE LA DEMOCRACIA

REFLEXIÓN ESTABILIZACIÓN DE LA DEMOCRACIA El inicio de la estabilización democrática en nuestro país comienza con el Pacto de Punto Fijo, donde los diferentes partidos se comprometen a erradicar la violencia y respetar el gobierno que resultara electo. Recordemos que en años anteriores la política había estado sometida a una intensa actividad golpista. Los periodos democráticos de gobierno (Rómulo Betancourt, Raúl Leoni, Caldera, Pérez, Camping, Lusinchi, Velásquez), pueden ser analizados desde los siguientes aspectos: En primer lugar la situación de los partidos que una vez caído el gobierno de Pérez Jiménez comienzan a ubicarse en las corrientes ideológicas: marxismo, la social-democrática y la el social cristiano. En los primeros gobiernos presidenciales esta situación fue de división, reagrupamiento y creación de partidos para optar a la candidatura más adelante; se produce una polarización del poder entre los partidos de AD y COPEI que se mantuvo hasta 1998, año en que es electo por vez primera el actual presidente de la república. El interés por el desarrollo económico y social a pesar de sus deficiencias y fallas significó un avance para nuestro país. Se otorgaron créditos a sectores de la economía nacional que produjeran para el consumo interno, se intento aplicar las reformas agrarias, administrativas y educativas, se creo CORDIPLAN, se luchó por la integración latinoamericana, se aprobó una ley de Impuesto sobre la Renta, hubo intentos de aplicar la Reforma Tributaria. Sin embargo, estos intentos de lograr una independencia económica fueron fallidos porque representantes de los grupos capitalistas que apoyan las políticas extranjeras impidieron que se concretaran muchos de estos proyectos, favoreciendo un sistema económico monopolizado, dependiente de los países exteriores, con una estructura heterogénea. Claro está, que representantes del gobierno también colocaban su granito de arena facilitando neoliberalismos y aumentando la corrupción. En lo que respecta a la industria petrolera todos sabemos que el motor fundamental es un factor externo: empresas extranjeras, inversiones indirectas en un principio que luego pasaron ha ser inversiones directas, que dan mayor poder y hacen posible que por una u otra vía, no siempre la más honesta puedan penetrar o dominar los recursos de un país subdesarrollado. Nuestros presidentes de este periodo tomaron decisiones importantes incluso algunos decidieron no otorgar más concesiones, apoyar esta decisión en la CVP y promover la creación de la OPEP incluso “nacionalizar el petróleo” y crear PDVSA, que aunque no fue un acto soberano del estado venezolano, sino un proceso de negociaciones, que terminaron por otorgar contratos y convenios permitiendo que las empresas transnacionales continuaran manejando aspectos importantes de la industria, fue un significativo logro para la población venezolana que reclama a gritos años atrás. La realidad económica y social no ha sido otra más que luchar. Simón Bolívar y sus seguidores lucharon por independizarnos. Dejar de ser colonias españolas; pero, nos hemos convertido nuevamente en colonias de otros países, porque quien limita nuestras posibilidades de crecimiento y conocimiento no puede querer otra cosa que dominarnos.